Jueves Santo: Amar hasta el extremo, es el estilo de Jesús.

por | Abr 13, 2022

En situaciones límite solemos buscar a nuestros amigos para compartir con ellos. A veces para contarle lo que hay en el corazón, en otras ocasiones para cambiar los pensamientos o los sentimientos, pero lo cierto es que su presencia nos hace bien.

Jesús se sienta a la mesa para compartir la pascua en medio de una situación crítica: lo quieren matar, y no en sentido metafórico. Él sabe que ya le llegó la hora, que sus enemigos buscan la manera de acabar con él, su amigo está por traicionarlo… lo ha escuchado y lo ha visto comportarse en los últimos días contrariado ante sus acciones. Los demás ya lo han escuchado, pero no han comprendido del todo lo que quiere transmitirles. Es necesario una acción que no la olvide, no bastan las palabras y ya no hay tiempo. Su amor hacia ellos es inmenso, es extremo y quiere que lo experimenten para que lo compartan.

El evangelio de Juan que es el último en escribirse, hace notar que el mensaje de Jesús, en los primeros cristianos no estaba asimilado; cuando menos en lo que respecta al amor. Parece que el evangelista quiere recalcar, que hay que ponerse más en obras que en las palabras. Por eso describe las acciones de Jesús y las de los discípulos con sus resistencias ante el servicio.

El mensaje es elocuente: Jesús se levanta de la mesa, se quita el manto y toma una toalla, se la ciñe y echa agua en una jofaina y les lava los pies a los discípulos, posteriormente se los seca. Cuántos verbos en tan pocas palabras. Juan enfatiza la acción.

Me parece que hoy Jesús nos preguntaría ¿comprenden lo que hice? El amor debe traducirse en servicio, que es la expresión de lo que llevamos en el corazón. ¿Cómo puedes traducirlo en tu realidad? ¿Quién necesita de tu amor hoy? ¿De qué manera? Jesús tomo la iniciativa para mostrar el amor toda su vida pública y también en el último momento de compartir juntos. Estarías dispuesto a tomar la iniciativa para expresar el amor en esta realidad tan polarizada, fragmentada y violenta. Hagamos del amor un estilo de vida. El estilo de Jesús. Así tendremos una vida eucarística.

—Celina Segovia Sarlat RJM
Coordinadora Nacional del MEJ México

Share This