COLEGIO MÉRIDA, A.C.

por | Jul 10, 2017

A lo largo de estos 65 años el Colegio Mérida, A.C., ha formado mujeres íntegras, comprometidas y dispuestas a servir a través de sus responsabilidades profesionales; entregadas, disponibles, organizadas y líderes capaces de llevar una empresa, una ONG, un despacho, un apostolado, un hogar.

En este año sólo podemos decir con Claudina: ¡Qué bueno es Dios! Por tanto bien recibido a lo largo de esta historia, por tantas religiosas y laicos que han comprometido sus vidas en esta misión común.

Y HOY, GRACIAS por la gran oportunidad de continuar acompañando a nuestra Comunidad Educativa Haciendo Conocer y Amar a Jesús y a María.
            UN POCO DE HISTORIA…

Un sueño… el regreso de la Religiosas de Jesús-María a Mérida, Yucatán.
Una petición que se convierte en una visita de la Madre Luisa Fernanda Masagué, que, al ir a La Habana, Cuba, pasa por Mérida para estar con las antiguas alumnas y tratar de sus deseos, luego seguiría su viaje a la Ciudad de México para estar con las religiosas de esa comunidad.
En Mayo de 1951 la reciben en el aereopuerto; las exalumnas veían el sueño realizado, la promesa cumplida, el futuro deseado… Reuniones, conversaciones, libro de actas, contabilidad de rifas, thés, donativos, etc.,  todo, para ayudar al comienzo del Colegio.  El ánimo de ambas partes llevaba a un ¡SÍ  regresan las religiosas!
Las Madres llegaron a Mérida en la Navidad del año 1951.
El lunes 7 de enero de 1952 comienzan las clases en la calle 59 (centro) en la casa de Don Enrique Torre Ayora, se inscriben 35 alumnas en el hoy, Colegio Mérida, A.C.
La casa resultó pequeña y ya en el Curso Escolar 1952-1953, en el mes de Octubre, siendo 154 alumnas encontraron las Religiosas un local en la antigua carretera a Progreso (local de una embotelladora) que se adaptó para salones de clases y en el cual permaneció, el Colegio, dos años y medio.
Nuevamente resultó pequeño el local, y con el entusiasmo de elegir lo más conveniente, la M. Margarita del Divino Corazón Roglá, Superiora, con la asesoría de Don Joaquín Acevedo y el apoyo de Don Pepe Patrón hicieron trámites para adquirir la “Quinta Marentes”, propiedad del exgobernador  Tomás Marentes, ubicada en la calle 60 (antigua carretera a Progreso), esquina con la calle 21 del pueblo de Chuburná.
Como Sta. Claudina Thévenet decía:  “La Virgen no quiere que se haga nada sin Ella”… las Religiosas, maestra y alumnas intensificaron la petición para pedir esta gracia (la Quinta Marentes) con el rezo continuo del Rosario.
En Abril de 1955 se adquirió la “Quinta Marentes” a la cual se le puso el nombre de “Villa Rosario” en agradecimiento a la Virgen por su poderosa intercesión ante su Hijo.
El Sr. Arzobispo Fernando Ruiz Solórsano celebró la Eucaristía con la comunidad educativa en acción de gracias.
El 18 de ese mismo mes de abril, al término de las vacaciones de Pascua, las alumnas encontraron un colegio espacioso lleno de árboles en su mayoría frutales que alegraban el ambiente.

 

 

¡ NUESTRO COLEGIO ES UN MUNDO DIFERENTE !

Share This