¿Qué es ser religiosa hoy?

por | Feb 24, 2022

Este mes de febrero el Papa Francisco dedicó sus intenciones de oración a rezar por las religiosas y consagradas. En un video, Su Santidad anima “a todas las consagradas a discernir y a elegir lo que conviene para su misión frente a los desafíos del mundo que estamos viviendo”. Esa frase me hizo tratar de responder a una pregunta que de alguna manera me hacen frecuentemente: ¿qué es ser religiosa hoy en día?

Tengo 16 años dentro de la vida consagrada, y en primer lugar diría que hoy significa atreverse a dejarlo todo, pero también a darlo todo por los otros, con una consigna clara:  no olvidarse de sí, es decir, saber cuidarse, alimentarse sanamente, tener relaciones sanas, frecuentar amistades, hablar con la familia, con capacidad de descansar, divertirse, reírse de sí misma incluso en la fragilidad de nuestra condición humana, viviendo libre de las prisas, el consumismo y las exigencias que el mundo trae cada vez con mayor fuerza. De alguna manera, se trata de ser una mujer que va en contra de la corriente.

Como acompañante vocacional me he dado cuenta que en el mundo de hoy es más difícil tomar una decisión que implique una entrega de por vida, pues el mundo ofrece un sinfín posibilidades, donde la cultura consumista nos hace querer tenerlo todo. La decisión en ese contexto se vuelve más complicada.

Ser religiosa hoy significa sobre todo tener un corazón compasivo y con él, acercarse al otro; ser una mujer que ama con locura, que vibra con la alegría del otro, con el éxito del otro y también compartir su dolor. Por ello ha de tener los ojos bien abiertos para mirar las distintas realidades que cada vez gritan con fuerza, o como nos ha exhortado el Papa Francisco, “seguir trabajando y hacer incidencia con los pobres, con los marginados, con todos los que están esclavizados por los traficantes”.

La vida como religiosa no está exenta de problemas y de crisis, y es por ello donde radica la importancia de manternos confiadas en Dios más allá de las situaciones que se vivan.

La oración y la cercanía a Dios y nos ayuda a mantener la confianza en Él.

En resumen puedo decir que una religiosa es una mujer que puede dar respuesta las realidades que demandan una respuesta, a las preguntas ¿qué he hecho por Cristo?, ¿qué hago por Cristo?, ¿qué he de hacer por Cristo?. Una mujer como lo decía santa Claudina Thévente, fundadora de las Religiosas de Jesús-María, “contemplativas en la acción”.

-Cecilia Morales, RJM

Share This